IT | EN | ES | FR | PT

News

News - Entre la crisis y los hijos, la belleza de un matrimonio 'imperfecto'

Entre la crisis y los hijos, la belleza de un matrimonio 'imperfecto'

23/06/2022

Entre la crisis y los hijos, la belleza de un matrimonio 'imperfecto'

Los primeros años de matrimonio son un descubrimiento. “Convivir, estar fuera de casa, asumir nuevas tareas y responsabilidades, llegar a acuerdos…. Poco a poco nos dimos cuenta de que la vida cotidiana requería esfuerzos, sacrificios, sacrificios». Para ello necesitamos de “nuestra Madre Iglesia, que ilumina y acompaña”. Así lo explicaron Eduardo De La Paz y Mónica Gonzáles, ponentes de la conferencia que esta tarde abrió los trabajos del Congreso Teológico Pastoral del X Encuentro Mundial de las Familias. Los dos viven en Toledo e imparten cursos de preparación matrimonial para novios.

No es matrimonio “de amor de rosa” la presentada por los dos ponentes. Como los otros que se turnaron en el escenario del Aula Pablo VI, en los paneles que siguieron: familias normales, heridas, frágiles, luchando con problemas más o menos grandes, desde la traición, al perdón, al abandono. Lo mismo sucede en todas las latitudes, en África y Europa, en Brasil y Canadá. Esto fue presenciado, entre otros, por Stephen y Sandra Conway, de Sudáfrica, representantes de “Retrouvaille”, un camino para matrimonios en dificultad. «Retrouvaille -explicaron- examina cuatro fases del matrimonio: romance, desilusión, miseria (donde se produjo el engaño)  y finalmente alegría. En la fase sentimental, el foco está en la otra persona y cualquier defecto es ignorado o descuidado. Esta fase sentimental no dura para siempre y las parejas pronto pueden verse desilusionadas por pequeñas molestias que comienzan a surgir. La desilusión puede llevar a la infelicidad en la que todos los problemas enfrentados se atribuyen a la otra persona y la vida se convierte en un verdadero infierno”. Pero luego, a través de un camino en varias etapas, llegamos a la alegría. “En la fase de alegría ya no nos enfocamos en nosotros mismos como individuos sino  en nosotros mismos como pareja unida en el verdadero significado del amor - la conclusión -. Es en esta fase que nos damos cuenta de que el amor no es un sentimiento sino que en realidad es una decisión».

En los paneles posteriores, de la segunda parte de la tarde del jueves 23, se trataron la llegada de los hijos y la aceptación de la vida, Jordi Cabanas y Gloria Arnau, españoles, hablaron de la adopción y el acogimiento familiar como opción cristiana. “Somos una familia acogedora porque primero fuimos acogidos nosotros mismos, con un solo mérito, que no es pequeño: ser intermediarios del Amor que hemos recibido”.

Gigi De Palo, presidente del Foro de Asociaciones de Familias, y su esposa Anna Chiara Gambini también han dado la bienvenida a la vida. En casa los esperan cinco niños, el último, de cuatro años, con síndrome de Down. “Cuando nació nuestro quinto hijo -comentaron- tuvimos la arrogancia de ya saberlo todo. La experiencia, pero también el orgullo de quien ya ha vivido 4 nacimientos, 4 destetes, 4 inscripciones al colegio, 4 primeros paseos, 4 primeras veces en la playa… como si las cosas sucedieran dos veces de la misma manera. Nuestro quinto hijo, Giorgio Maria, nos maravilló y cambió nuestras vidas un segundo después de su nacimiento. Porque no es sólo un hijo con síndrome de Down, sino que para nosotros fue el terremoto de nuestras certezas inútiles». No quieren ser considerados "buenos", sin embargo, precisaron. “No somos una familia modelo -subrayaron-. Simplemente somos una de tantas familias que le dijimos sí a la vida, no por una cuestión ideológica, no porque nos lo dijeran en la parroquia, sino porque era maravillosa. No hay nada que hacer: es la belleza la que nos impulsa a hacer las cosas. Es por la belleza que somos cristianos. Es por la belleza que estamos casados. Es por la belleza que recibimos a Giorgio Maria. Porque la vida, toda vida es intrínsecamente digna y es objetivamente más bella que la muerte».

Por la noche los delegados se trasladaron al Palacio Lateranense, para realizar una visita guiada a lo que fue "La Casa del Obispo de Roma", y para escuchar, en el patio, un concierto de música clásica interpretado por la Form - Orquesta Filarmónica Marchigiana, equipo residente. del Festival de Ópera de Macerata.