IT | EN | ES | FR | PT

News

News - El catecumenado matrimonial, un modelo a exportar

El catecumenado matrimonial, un modelo a exportar

24/06/2022

El catecumenado matrimonial, un modelo a exportar

Renovar la preparación al matrimonio de las próximas generaciones, considerando la boda no un punto de llegada, sino una etapa en un camino. Estos son los objetivos de los “Itinerarios catecumenales para la vida conyugal. Orientaciones pastorales para las Iglesias particulares”, precioso documento, que el Santo Padre encomienda a los pastores y laicos que trabajan en la pastoral de la familia, presentado por Gabriella Gambino, subsecretaria del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, con su marido Giovanni Nuzzi, en la conferencia de la tarde del viernes 24 de junio, segundo día del Congreso Teológico Pastoral del X Encuentro Mundial de las Familias.

“Lo que presentamos no es un curso prefabricado -explicó Gambino-, sino un instrumento de reflexión pastoral que, a partir de unos principios generales, pretende ser una ayuda a las Iglesias particulares, para que preparen sus caminos, siguiendo la estela de lo sugerido por el Santo Padre, en función de las posibilidades y características pastorales de cada lugar». El objetivo a alcanzar está claramente delimitado: "Debemos procurar cambiar gradualmente el enfoque de la pastoral vocacional, para que contemple explícitamente también el matrimonio, junto con la vida consagrada". Por tanto, se necesita un catecumenado, “un camino de acogida -subrayaron los ponentes- de una comunidad que sepa acompañarte, protegerte y animarte”. El matrimonio es verdaderamente una vocación y por eso “requiere discernimiento -explicaron-. Desde esta perspectiva, la celebración de la ceremonia nupcial no es en modo alguno una meta, sino el comienzo de una vida conyugal, en la que marido y mujer adquirirán una renovada identidad cristiana, como sucede con los sacerdotes y los religiosos”.

Un camino de este tipo ya se está realizando en la diócesis de Roma, según ha explicado don Fabio Rosini, director de la pastoral vocacional diocesana, con Angelo Carfì y Elisa Tinti. “Desde 2012 somos el equipo de discernimiento vocacional de la diócesis de Roma -explicaron- y de este modo en los últimos diez años hemos propuesto un doble curso de preparación al sacramento del matrimonio: uno de preparación a distancia y otro de preparación junto al sacramento. Muchos cientos de novios se han beneficiado de estos cursos». El catecumenado matrimonial no debe constituirse «como un curso "instructivo" compuesto de cosas bonitas para comprender -reiteraron-, de lo contrario fracasaremos en nuestra misión de dar sustancia a la formación matrimonial. En cambio, hay que volver a la primera sensibilidad cristiana, la de los primeros siglos, la que generó el catecumenado bautismal, que supuso un camino práctico, vivencial, litúrgico”.

Por la noche, los delegados de las Conferencias Episcopales se trasladaron a varias parroquias romanas para continuar allí los trabajos del Congreso, encontrarse con familias romanas y vivir momentos de convivencia.